Leonardo da Vinci lloró en su lecho de muerte  
http://www.agatur.org/http://www.flytap.com/Espana/es/Iniciohttps://www.airbaltic.com/en-ES/indexhttp://www.xantar.org/http://firaoli.cat/

Expandir | Contraer


Enlaces de interés:

Gourmet Vinos
La Cuina de Catalunya
BB Voyage ? Travel Architects
Viajamos 2
Hotel Sacristia

 «Inicio

Leonardo da Vinci lloró en su lecho de muerte

By Enric Ribera Gabandé

Es uno de los personajes de la historia de Europa por el cual siento una gran profunda admiración. Entre las múltiples facetas y palos que tocó en su vida profesional cabe mencionar el de pintor, ingeniero, arquitecto, escultor e inventor. Una intensa vida la suya dedicada a la cultura y a desarrollar la sabiduría que llevaba dentro. Existen dudas, aún hoy en día, sobre donde nació, aunque la fecha si se sabe que fue el 15 de abril de 1452. Puede que fuera en un caserío de Anchiano, municipio de Vinci o en la propia población de Vinci.

Leonardo di Ser Piero da Vinci, nombre completo del ilustre personaje italiano, hijo de un notario y de una campesina, que empezó muy pronto a dibujar animales mitológicos de invención propia, inspirados de su profunda observación del entorno donde creció, fue llamado por su amigo el rey de Francia, Francisco I (en la recta final de su vida) a que aceptará la invitación de éste para viajar y establecerse en la región del Valle del Loire, en Bloise, en el Castillo de Clos Lucé, donde vivió los 3 últimos años de su vida, muriendo en los brazos de Francisco I, el 2 de mayo 1519, a los 67 años de vida.

El Castillo de Clos Lucé, actualmente, está abierto a visitas de estudiosos, curiosos y turistas. En éste se conserva una parte importe de lo que fue la vivienda de Leonardo da Vinci. Muebles y pertenencias suyas se exhiben en este edificio que fue construido en 1471 sobre cimientos del siglo XII por Estienne Le Loup, mayordomo de la corte del rey Luís XI.

Al ingenioso personaje, que plasmó en un gesto, entre lo perenne y los fugaz, la enigmática sonrisa de la Gioconda, Francisco I le trató con todos los honores, nombrándole primer pintor, arquitecto e ingeniero del rey, concediéndole una renta principesca de 700 escudos de oro al año y financiándole sus obras. Tan solo le pidió el Rey a Leonardo, a cambio, el placer de escucharle conversar, placer que disfrutó casi todos los días.

Leonardo, para agradecer al rey los favores concedidos, ofreció (el 19 de junio de 1518) a Francisco I y a toda la corte un espectáculo de magia. El patio del Castillo de Clos Lucé estaba cubierto con una gran tela azul cielo y aparecían representados los principales planetas; el sol por un lado y la luna en el lado opuesto. Había 400 candelabros de dos brazos y, tan iluminados estaban, que parecía que la noche había dado paso al día.

Tras haber escrito que ningún ser va a la nada y al considerar la certeza de su muerte y la incertidumbre de su hora, hizo testamento y encomendó su alma a Dios, Soberano, Maestro y Señor. Dicen que lloró en su lecho de muerte por haber ofendido al Creador y a los hombres de este mundo al no haber trabajado en su arte como era preciso.

Leonardo da Vinci, un personaje irrepetible.




https://experience.catalunya.com/
http://turismo.badajoz.es
http://www.kiele.es
http://www.lacuinadecatalunya.com
Inicio Contacto Privacidad