Los norteamericanos cometen el "escándolo del siglo" con la pizza de caviar y langosta  
http://www.agatur.org/https://www.yutravel.es/destinoshttp://dosomontano.com/https://www.airbaltic.com/en-ES/indexhttps://plusultra.com/

Expandir | Contraer


Enlaces de interés:

Gourmet Vinos
La Cuina de Catalunya
BB Voyage ? Travel Architects
Viajamos 2
Hotel Sacristia

 «Inicio

Los norteamericanos cometen el "escándolo del siglo" con la pizza de caviar y langosta

Enric Ribera Gabandé

Una vez más ha quedado demostrado que en el tema de comida y bebida los norteamericanos son unos grandes desconocedores de esta cultura. Mucha hamburguesa en su dieta, muchos perritos calientes, y Coca-colas y Petsi-colas a gogó. No será por dinero, por que la clase pudiente y la media, dinero lo le falta para “practicar” otra dieta más saludable: sea la mediterrànea, la atlántica o la caribeña. Se trata de poca solera en la alimentación, de que los americanos del norte son líderes mundiales en muchas cosas, meten la nariz donde les apetece, y bajo el pretexto de ser veladores de la paz del mundo, crean la guerra en muchos lares.

No pretendo hablar de guerra ni tan sólo de paz, si no de cultura del yantar. Lo que son las cosas de los despropositos. El propietario de un restaurante de Nueva York ha instituído la pizza más extravagante del mundo. Veámos. Se trata de una masa cubierta con seis tipos diferentes de caviar y langosta fresca. Qué barbaridad, ¡por favor!, si al caviar no le hace falta que lo envuelvan en una masa, hay que tomarlo tal cual, regado, esto sí, con un buen champagne, un vino tinto de Burdeos, de Sudáfrica, de California o de Nueva Zelanda. El hermanamiento es casi perfecto. Y de la langosta fresca. ¿Qué tal? Pues, exactamente lo mismo, aunque aquí para regarlo sería mejor hacerlo con un Albariño, un Valdeorras, un Ribeiro, un Penedès o un Costers del Segre. La conjunción de colores, olores y sabores forma, en ésta, una sinfonía clásica pero que debe ser clasificada como de autor.

Si a lo apuntado sobre el desproposito de la pizza a ésta se le pone el precio que cobra Nino Selimaj, empresario de la restauración de la Gran Manzana de Nueva York, que es 1.000 dólares (unos 760 euros) tenemos un resultado final que puede ser considerado como el “escándolo” gastronómico del siglo. ¡Con lo exquisito que resulta el caviar tomado desde el pote con cucharilla, y si se quiere con unas tostaditas de pan! Y, que decir tiene la langosta preparada a la plancha con unas gotitas de aceite y espolvoreada con pimienta negra.

Está visto que los americanos del norte nos han enseñado a comer hamburguesas en los McDonal’s. Pero los españoles, en sentido inverso, tendríamos que enseñarles la cultura de los horneados, los guisados y los fritados, que son, entre otras cosas, un canto al arte de la cocina.




https://experience.catalunya.com/
http://dosomontano.com/filosofia/
http://www.xantar.org/
http://turismo.badajoz.es
http://www.kiele.es
http://www.lacuinadecatalunya.com
Inicio Contacto Privacidad